Un redactor web es aquella persona capaz de escribir contenido de calidad en una página web.

Aunque parezca sencillo y cualquier persona sin faltas ortográficas pudiera empezar a desarrollar la tarea, la verdad es que son más los conocimientos que debe tener un redactor web para realizar un trabajo eficaz que aporte beneficios a sus clientes.

Tareas de un redactor web

En un principio la tarea es redactar contenidos para un entorno digital, pero hay dos pilares fundamentales que todo artículo debe contener, el primero sería que cumpla con las directrices de buscadores como Google o Bing y el segundo es que dicho contenido aporte valor al usuario, ya sea para informarlo sobre un tema y que nos visite continuamente a lograr un artículo descriptivo para una tienda que logre mayores ventas.

En primer lugar se debe tener claro los objetivos del cliente y de no tenerlos, buscarlos obteniendo información de la competencia y buscando que palabras relacionadas con la actividad de la página web atraerían más tráfico.

Con los objetivos claros, llega la hora de redactar contenidos que atraigan al usuario a realizar alguna acción y para ello, es esencial conocer el tráfico que nos visita. Mientras en una página de bebés el público es femenino y de 20 a 40 años, en una de fútbol el tráfico es mayoritariamente masculino. Teniendo claro esto, todo redactor web debe saber a que tipo de público escribe para obtener artículos acorde al perfil del visitante.

Sobra decir que algo imprescindible que debe tener un redactor web es ser capaz de cuidar la ortografía. Además, no es válido copiar parcial o totalmente contenido de terceros ni traducirlos de otros idiomas: el texto también debe de tener sentido, estar bien estructurado y no podemos estar repitiendo las mismas palabras de forma continuada.

Para obtener no solo el premio de tus visitantes con buenos contenidos sino también el de buscadores como Google, es fundamental que cumplas las directrices y aportes a tu publicación la mayor fuente de información, no solo en forma de texto sino en vídeos, infografías, imágenes, títulos, subtítulos, negritas, cursivas, comillas y todo aquello que permita darle sentido a una publicación en la que el lector obtenga la información, producto o servicio que realmente busca.

Llamadas a la acción

Por último, todo artículo debe terminar intentando captar al usuario a realizar alguna opción. Entre las más comunes está invitarlo  a que se subscriba para enviarle noticias y novedades, ofrecerle que contacte para que contrate tus servicios o que publique un comentario o comparta con sus amigos. Las llamadas a la acción permiten captar a muchos clientes con una simple frase que lo cautive a realizar la acción que todo redactor debe tener clara.

Si no tuvieras tiempo para realizar una buena estrategia de contenidos para tu página web, en Redactor Web hemos superado las 5 millones de palabras escritas y hemos rebajado nuestros precios a solo un céntimo por palabra. No dudes en contactar.